(511) 221 8999

Dinero digital y el papel de los bancos centrales

¿Cómo asume el banco central la fiebre de las criptomonedas?

La digitalización ingresa a más espacios de la vida cotidiana, y tanto el sector público como el privado adoptan nuevas tecnologías que les ayudan a llegar a más personas; pero un uso en particular de la tecnología es el que ha llamado tanto la atención últimamente: las criptomonedas.

Más allá de los potenciales beneficios que aportaría el uso de este tipo de activo, la mayor preocupación que surge para los mercados es su inestabilidad; las reglas para las transacciones con criptomonedas no son del todo claras en términos jurídicos, tributarios o económicos.

La alta volatilidad que han manifestado estas monedas digitales contrasta con los objetivos de los bancos centrales, resaltando la importancia de contar con una unidad monetaria estable, confiable y respaldada, que genere confianza entre los agentes al momento de realizar transacciones u operaciones económicas y que cumpla con preservar la estabilidad macro financiera del país.

En esa línea, los bancos centrales del mundo se encuentran analizando la posición que han de tomar frente a la masificación y popularidad de las monedas digitales; en algunos casos, como Japón, la decisión se tradujo en leyes que reconocen el uso de las monedas criptográficas de forma segura y legal. En otros casos, como Bolivia, la postura elegida fue la prohibición explícita.

Leer Más: Moneda peruana se fortalece frente al dólar

Leer Más: Brechas de género en la región

Por su parte el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) considera que existe  la posibilidad de emitir directamente al público dinero digital, dado que el uso de efectivo se reduce entre las nuevas generaciones; sin embargo los impactos que esto generaría aún se están evaluando, siendo los principales riesgos una desintermediación financiera y un cambio en su rol, las barreras tecnológicas (tanto técnicas como de dominio entre la población) y la baja penetración de la banca en la economía.

Escrito por: Econ. Jazmin Ramirez

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

five × 2 =