skip to Main Content
(511) 221 8999

La gran manzana en pausa

Casi mil millones de personas alrededor del mundo están confinadas por una pandemia que ya ha acabado con 13.000 vidas aproximadamente. Tres grandes ciudades norteamericanas, Nueva York, Los Ángeles y Chicago también han entrado en cuarentena, por lo que cerca de 100 millones de personas tienen la orden de permanecer encerradas en sus casas.

La gran Manzana, ciudad emblemática del país estadounidense que el año pasado recibió un récord de 67 millones de turistas, el pasado 1 de marzo detectó su primer caso de coronavirus y solo 13 días después daba a conocer su primera víctima fatal. Actualmente, según el último balance proporcionado, en el estado ya se registraron 15 mil casos y 114 fallecidos por este contagioso virus, cifras que hacen que el estado represente más de la mitad de los casos confirmados en el país.

La historia nos recuerda como la capital del mundo y sus habitantes han vivido en el pasado momentos de crisis, dolor e incertidumbre, al ser blanco de grandes atentados terroristas, sin embargo, este nuevo escenario no es del tipo armado, la emergencia es de salud y está siendo provocada por un microorganismo invisible para la vista humana, haciendo que las restricciones escalen drásticamente y la ciudad que nunca duerme tome una pausa en espera de mejores noticias.

Las autoridades buscan frenar la expansión de un monstruo que, en los próximos días podría sacudir aún más a la cuidad más cosmopolita del mundo, la preocupación además se centra en la saturación del sistema de salud por la oleada de casos. A esta alarma también se suman la inquietud por el desempleo, escasez de alimentos y productos de limpieza cuyos precios se han disparado.

Leer Más: Covid-19 sobrevive hasta 3 horas en el aire

Leer Más: Asociación de AFP en coordinaciones con el MEF ante crisis del Covid-19

En este colosal territorio resuenan las advertencias haciendo eco desde territorios donde se han desatado las cifras como España e Italia, donde científicos como el médico Roberto Rona, director de terapia intensiva en el Hospital de Monza, indican que: “el coronavirus no es una ola, es un tsunami”, como una forma de expresas el peligro que representa el avance dl COVID-19.

El Gobierno desde hace dos meses inicio una tarea sin precedentes a través de acciones preventivas, prohibiendo reuniones masivas, y activando el “home office” para todos los servidores públicos del gobierno estatal y municipal, hasta llegar a estrategias mucho más rígidas como el cierre de negocios con actividades no esenciales, hasta nuevo aviso, parte del esfuerzo colectivo para disminuir la curva de contagios.

El coronavirus se ha cobrado la vida de 389 personas en el país del Norte, específicamente en los estados de Nueva York (114 fallecidos), Washington (94 fallecidos) y California (28 fallecidos) que son los más flagelados. Esta situación ha hecho que el presidente Donald Trump informara en conferencia de prensa, acerca de las nuevas medidas de emergencia sobre varios estados, entre ellos Nueva York, que ya fue declarado como zona de desastre drástico, indicó entre otros aspectos que se entregaron a través del FEMA grandes cantidades de suministros médico y la activación de la Guardia Nacional en la zona para asistir en esta lucha.

Ante esta compleja situación que aqueja cada rincón del planeta, acatar las acciones planteadas por el gobierno son de vital relevancia. Cumplir con el aislamiento y esperar que en breve los contagios empiecen a ceder, para que tan pronto sea posible, todas las ciudades recuperen la salud y tranquilidad anheladas.

Súmate al esfuerzo por controlar esta emergencia sanitaria, el Perú está en nuestras manos, sigamos las recomendaciones de nuestro Gobierno, quédate en casa”

Escrito por: Abg. Jessica Navarro

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

seventeen − 16 =

Back To Top