El Guayaquil de la pandemia

Guayaquil conocida como la capital económica ecuatoriana, lamentablemente ahora también es el epicentro del coronavirus del país de 17,5 millones de habitantes, donde en las últimas semanas los sistemas hospitalarios y funerarios se han desbordaron por la pandemia.

Hasta el domingo 5 de abril, Guayaquil registraba mil 725 casos confirmados por COVID-19, así como la mayor tasa de mortalidad del Ecuador y la más alta de Latinoamérica, según el médico salubrista Esteban Ortiz, de la Universidad de las Américas de Ecuador. Esta cifra hasta la fecha ha crecido exponencialmente, la provincia costera de Guayas que aporta al PBI más alto de Ecuador (27%), y cuenta con 2,7 millones de habitantes, concentra un 72% de los más de 7.400 casos en todo el país. Según cifras oficiales 333 personas han fallecido a causa del nuevo coronavirus, ante la insuficiencia de los servicios fúnebres los gobiernos Municipales han tenido que entregar cajas de cartón para que los familiares puedan enterrar a los fallecidos.

Desde antes de la emergencia la urbe ecuatoriana de Guayaquil se observó como un lugar especialmente vulnerable, debido a que en la zona el tráfico de viajes y movilidad es agudo, especialmente en febrero y marzo, cuando Guayaquil y el resto de la costa ecuatoriana están en vacaciones escolares. El primer caso detectado se trató de una mujer que regresó de España por vacaciones.

Leer Más: Coronavirus: las aplicaciones de detección de Covid-19 enfrentan problemas iniciales

Leer Más: Las muertes mundiales por el coronavirus alcanzaron 100,000

Los expertos indican que la mayoría de población en Guayaquil subestimó la rapidez de propagación del virus. En una ciudad donde el desempleo y subempleo se acercan al 20%, muchas familias hicieron caso omiso a las medidas adoptadas por las autoridades para detener la curva de contagios, al sentir que preservar la salud les costaría renunciar a la economía para subsistir. Casi 3.300 personas han violado en Guayas el toque de queda de 15 horas al día impuesto por el gobierno. Aun con las fuerzas militares resguardando las calles, es usual que los vendedores ambulantes, la mayoría sin mascarilla, se rehúsen a mantenerse en sus casas. Estos factores, aunados a la respuesta tardía de las autoridades incrementaron violentamente el número de contagios, por lo que el gobierno nacional y el local han reconocido graves fallas en el manejo de la crisis.

Ante la extrema situación, muchos guayaquileños han difundido, a través de redes sociales, imágenes dantescas de cuerpos abandonados y mensajes pidiendo ayuda a las autoridades.

La fuerza de militares y policías empezaron a retirar cadáveres de las casas en el mes de marzo, debido a las fallas en el “sistema mortuorio“, asumiendo además la labor de sepultar cuerpos ante la imposibilidad de sus familiares. Jorge Wated Reshuan, director de BanEcuador y líder de la Fuerza de Tarea encargada de la recolección de cadáveres en la ciudad, grupo creado por el Ejecutivo ante el caos desatado, que ralentizó el traslado de cuerpos ha indicado que “La cantidad que nosotros hemos recogido, con la fuerza de tarea en viviendas, superó las 700 personas”, sin embargo, la iniciativa todavía no ha logrado paliar la difícil situación que atraviesa esta población.

Súmate al esfuerzo por controlar esta emergencia sanitaria, el Perú está en nuestras manos, sigamos las recomendaciones de nuestro Gobierno, quédate en casa”

Escrito por: Abg. Jessica Navarro

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público.

5 + eleven =

GRUPO VERONA

Nuestra experiencia en SUNAT y conocimiento asesorando a las principales empresas del Perú nos permiten ofrecerle la solucion.

EQUIPO

Interactivamente y proactivamente generamos contenido de alta rentabilidad para nuestros clientes.

© 2021 © GRUPO VERONA. Todos los Derechos Reservados.