skip to Main Content
(511) 221 8999

Más del 90% de las ventas de se realizaron con facturación electrónica

De acuerdo a un reporte de la SUNAT, al cierre del 2020, el 92% de las ventas de las empresas se efectuaron por el empleo de la facturación electrónica. Esto pone de manifiesto el avance de la masificación de los comprobantes de pago electrónico en el Perú.

A través de una nota de prensa, el ente administrativo indicó que este desarrollo ha sido generado tanto a partir de las empresas de segmentos que progresivamente fueron incorporándose a la facturación electrónica, en los plazos establecidos, así como por aquellas que decidieron adoptarla de forma voluntaria.

La entidad tributaria expuso esta información durante el Taller Internacional sobre Facturación Electrónica y Análisis de Datos, organizado por la Administración Aduanera y Tributaria y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la participación de especialistas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Emisores de comprobantes de pago

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El líder de la SUNAT, Luis Vera, explicó que esta modalidad de compra no solo mejora la competitividad de las organizaciones, sino que también contribuye a la mejora del cumplimiento tributario. Por ello, el funcionario consideró que para este 2021 se espera superar el 93,5% de cobertura de las ventas de las empresas utilizando la facturación online.

El FMI ha desarrollado investigaciones y análisis en el Perú para identificar los impactos que genera el proceso de masificación en la implementación de la facturación electrónica y los incentivos para su adopción por las diferentes empresas.

Análisis

En un primer estudio realizado por la citada entidad multilateral y la SUNAT, que incluyó los años 2010 al 2017, se observó que la facturación electrónica incrementó las ventas, las compras y el valor agregado de las pequeñas y grandes empresas en el primer año que la adoptaron. Además, el impacto positivo aumentó en los trimestres subsiguientes a la fecha de adopción obligatoria.

En una segunda evaluación, durante 2019, que comprometió a los años 2013 hasta el 2017, evaluó la forma en la que la implementación obligatoria de la facturación electrónica por parte de algunos segmentos de empresas ocasionó que fuese también adoptada por otras empresas que no estaban obligadas a hacerlo, pero que mantenían relaciones comerciales con las primeras.

Escrito por: Grupo Verona

Con información de: La República

This Post Has 0 Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

1 + eighteen =

Back To Top