skip to Main Content
(511) 221 8999

UN ELEMENTO CLAVE PARA LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA ES LA INCLUSIÓN FINANCIERA

El acceso a productos financieros facilita la vida cotidiana y permite la planificación de las familias y de las empresas.

Poder obtener diversos productos y servicios financieros de calidad, es lo que se conoce como inclusión financiera. Aproximadamente dos mil millones de personas alrededor del mundo son excluidas de los sistemas financieros, principalmente en los países en desarrollo.

Es innegable que quienes tienen menos posibilidad de acceder a productos y servicios bancarios son los que más se podrían beneficiar de ellos, ya que además de brindar la facultad de ahorrar, en igual medida permitiría que el sector más vulnerable tenga derecho a contar con una línea de crédito que les permita emprender actividades laborales sin otras ayudas económicas; aumentar el consumo y las inversiones logrando por tanto crecimiento de los ingresos. La inclusión financiera está considerada como protagonista a la hora de reducir la pobreza y desigualdad.

Lograr la inclusión financiera es uno de los retos pendientes para el Perú, según reportes que evalúan el desarrollo de este beneficio, realizados por el Banco Mundial, menos de la mitad de la población de peruanos económica activos tienen una cuenta en el sistema financiero formal. Sin embargo aunque parece que aún hay mucho por recorrer, según Asbanc, el país en materia de inclusión financiera muestra algunos avances, observándose un marcado descenso de los índices de pobreza, destacando entre otros casos Apurímac, donde la pobreza disminuyó de 69.5% en el 2007 a 38.2% en el 2016, y en Cusco retrocedió de 57.4% a 20.4%.  Es por tanto que apuntando a continuar con estas cifras, las políticas de Estado, deben orientarse a promover la inclusión a través de la ejecución de acciones que contribuyan a la estabilidad financiera, bajo los parámetros de acceso, uso y calidad, permitiendo que todos los ciudadanos tengan el mismo derecho a los recursos económicos, la propiedad y las nuevas tecnologías, así como los servicios financieros, incluida la microfinanciación, para iniciar y ampliar negocios, invertir, sortear crisis financieras, y en fin todo lo que en general pueda mejorar la calidad de vida.

Escrito por: Mba. José Verona – Abg. Jessica Navarro

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

one × 1 =

Back To Top