skip to Main Content

¿Salió el coronavirus de un laboratorio? La ciencia responde a las teorías de la conspiración

Los coronavirus ya se han escapado en otras ocasiones de los laboratorios de alta seguridad chinos. El 18 de mayo de 2004, la Organización Mundial de la Salud mostró su “preocupación” después de que dos científicos del Instituto Nacional de Virología de Pekín se infectaran con el letal virus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), otro coronavirus hermano del actual que apareció en 2002 y mató a casi 800 personas.

En aquella fuga de 2004, el primer investigador se infectó a finales de marzo, pero la dictadura china ocultó el brote hasta el 22 de abril. El presidente estadounidense, Donald Trump, está ahora dando alas a la teoría de que el nuevo coronavirus también es un escapado, esta vez del Instituto de Virología de Wuhan, donde investigan desde hace años con virus similares de los murciélagos.

Leer más: La mitad del mundo ha pedido ya asistencia al FMI ante la crisis por la pandemia de COVID-19

Leer más: Conclusiones de documentos internos sobre la respuesta viral de China

El genetista Rasmus Nielsen explica a EL PAÍS lo que quiere decir la palabra “similar”. Se parecen “más o menos como una persona y un cerdo”, resume. Nielsen, de la Universidad de California en Berkeley (EE UU), habla del nuevo coronavirus —denominado SARS-CoV-2— y del virus del murciélago RaTG13, investigado oficialmente en el Instituto de Virología de Wuhan. “El SARS-CoV-2 no es una cepa del RaTG13 escapada del laboratorio”, ha zanjado en su cuenta de Twitter.

El virólogo australiano Edward Holmes ha escrutado el genoma del nuevo coronavirus, su manual de instrucciones para infectar las células humanas con tanto éxito. “No hay ninguna prueba de que el SARS-CoV-2 se originase en un laboratorio de Wuhan”, ha señalado Holmes, de la Universidad de Sídney, en un comunicado urgente emitido este jueves ante el crecimiento explosivo de la teoría de la conspiración en EE UU. El 17 de marzo, el equipo de Holmes ya publicó un estudio genético del virus en la revista Nature Medicine que “claramente muestra que el SARS-CoV-2 no es un constructo de laboratorio ni un virus manipulado a propósito”. Las técnicas de modificación genética de los virus dejan huellas. Y en el nuevo coronavirus no se detectan estas pisadas de científicos.

El zoólogo estadounidense Peter Daszak ha trabajado durante años codo con codo con la viróloga china Shi Zhengli. Daszak preside la EcoHealth Alliance, una organización internacional dedicada a investigar las enfermedades emergentes que brotan de la fauna salvaje y amenazan a la humanidad. En octubre de 2015, ambos analizaron la sangre de 218 habitantes de cuatro pueblos de la provincia china de Yunnan, cercanos a cuevas con murciélagos. Seis de las personas, casi el 3% del total, tenían anticuerpos contra coronavirus similares al SARS procedentes de los animales. Para Daszak, es innecesario barajar una fuga del laboratorio. “Estos saltos [de los virus de animales a humanos] ocurren todos los días”.

“Hemos visto que el 3% de la población rural en el sudeste asiático tiene anticuerpos contra coronavirus de murciélagos. Eso significa que entre uno y siete millones de personas se exponen cada año a coronavirus relacionados con el SARS. Es completamente ilógico pensar que no fue esto lo que condujo al brote actual”, ha añadido Daszak.

“¡No hubo ningún accidente en el laboratorio!”, ha insistido. “Entrar en cuevas de murciélagos y cazarlos para comérselos, refugiarse del clima del sudeste asiático en una de estas cuevas o vivir cerca de una de ellas son cosas que suceden todos los días. Y así es como se propagan los virus”, zanja Daszak, que se burla de la necesidad de recurrir a explicaciones improbables.

Súmate al esfuerzo por controlar esta emergencia sanitaria, el Perú está en nuestras manos, sigamos las recomendaciones de nuestro Gobierno, quédate en casa”

Fuente: El País.

This Post Has 0 Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

seventeen + 8 =

Back To Top