(511) 221 8999

Operaciones no reales o inexistentes en materia tributaria

Con la finalidad de ocultar una determinada realidad económica negativa, muchas veces se trata de suplantar la realidad, creando situaciones aparentes que intentan cambiar hechos reales por otros que no lo son.

La actual realidad económica peruana refleja altos índices de informalidad, esta circunstancia conlleva a que ciertos actores del sistema económico incurran en malas prácticas, como es el caso de las operaciones no reales, que eventualmente pueden desembocar en el fraude fiscal, el cual está vinculado a la utilización de facturas falsas, clonadas u otros mecanismos de ocultamiento. Una operación no real será considerada como tal, cuando la misma a pesar de sustentarse en un comprobante de pago, no se ha concretado o verificado en la realidad, es decir, es una operación inexistente.

Leer Más: La conciliación de la vida laboral y familiar

Leer Más: La responsabilidad solidaria

En nuestra legislación se han previsto dos tipos de operaciones no reales, en los incisos a y b del artículo 44° del TUO de la Ley del IGV en la cual se señala que una operación no real puede ser aquella en la que si bien se emite un comprobante de pago o nota de débito la operación gravada que consta en éste es inexistente o simulada, permitiendo determinar que nunca se efectuó la transferencia de bienes, así mismo indica el segundo supuesto que pueden ser aquellas en que el emisor que figura en el comprobante de pago o nota de débito, no ha  realizado verdaderamente la operación mediante la cual se ha transferido los  bienes, prestados los servicios o ejecutado los contratos de construcción, habiéndose empleado su nombre, razón social o denominación y documentos para aparentar su participación en dicha operación.

Algunos contribuyentes intentan, a través de estas estrategias, disminuir sus ingresos incrementando los gastos. Es por ello que la Sunat tiene el deber de hacer un cruce de información, a fin de determinar si lo que sucedió en la realidad es lo mismo que se ha presentado en los documentos que presentan los contribuyentes para respaldar las operaciones. Es por esto que se recomienda a los agentes económicos contar con todos los medios de prueba necesarios, como es el caso del cargo de recepción de los bienes, la guía de remisión, ingreso al almacén, contrato de servicios, cartas , mails, informes del servicio contratado, entre otros, para poder defenderse del reparo al crédito fiscal.

Escrito por: Abg. Jessica Navarro

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

10 − one =