(511) 221 8999

Motivación, liderazgo y éxito

Más que superar las expectativas de un jefe, líder o superior, el éxito del equipo recae en que el jefe motive a su equipo en el cumplimiento  de sus objetivos; sean estos a corto, mediano o largo plazo. Cuando una persona tiene ganas de aprender, de conocer y de seguir creciendo, los objetivos y metas que superen las propias capacidades serán un incentivo para realizar un mayor esfuerzo y, en la ejecución de la meta, lograr obtener esas habilidades que le hacían falta. Por ejemplo; cuando trabajaba en el equipo de Lucha Especial contra la Evasión, era uno de los únicos que dominaba muy rápido el manejo de base de datos, teníamos que seleccionar de la base de datos (mediante el análisis de los PDT y declaraciones) quienes eran los probables evasores. Entonces, ¿estaba preparado, al 100%, con la capacidad para poderlo hacer? No. Pienso que hay retos de los cuales se va aprendiendo día a día.

En ese sentido, la generación actual, los “millennials”, tienen el reto de aprender sobre la marcha para brindar la solución a los clientes, a los jefes o líderes. Y este reto es mayor comparado al reto de las generaciones anteriores (con tareas y procesos repetitivos, mecánicos); en nuestra época, bastaba con aprender el proceso y repetirlo, ahora, las tareas mecánicas y repetitivas las harán robots, drones, y el trabajo humano va a ser derivado a un enfoque más emocional, más intelectual.

Leer Más: ¿Realmente se puede responsabilizar a directores por actos elusivos?

Leer Más: Nueva plataforma virtual para las aduanas

¿Las personas tenemos las capacidades para resolver las tareas que nos encargan? En la mayoría de casos, sí. Pero, en los casos de las personas que quieren tener éxito la respuesta es NO. La respuesta es que desarrollan sus habilidades y capacidades conforme comienzan a brindar la solución, y es así como un empleado se convierte en supervisor, un supervisor se convierte en gerente, y un gerente se convierte en director; porque supera al resto de sus compañeros en sus capacidades para solucionar los problemas.

Las empresas de ahora no solo buscan habilidades, no solo knowhow (conocimiento), sino también herramientas; las llamadas “herramientas soft” o “habilidades blandas”, porque puede que sea un capo, muy hábil, pero si no me llevo bien con la gente no voy a ser un buen líder.

Escrito por: Econ. Jazmin Ramirez

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

eight + eighteen =