(511) 221 8999

Globalización del Crimen Organizado

El fenómeno socio-económico y político que se define como  “Globalización” no solo ha favorecido la liberalización de los mercados, sino que, en igual medida, ha propiciado el auge de la criminalidad organizada internacional.

Este hecho se asocia a los efectos negativos de la globalización, entre los que se tiene que destacar, mayor concentración de capital, pérdida de poder de los estados, desplazamientos migratorios, incremento de las disparidades de género, desempleo y exclusión social. Paradójicamente, todo ello sucede al mismo tiempo que aumenta la disponibilidad de la información, posibilidades de democratización del conocimiento y la integración de los países a través de bloques económicos.

La utilización inadecuada de la tecnología moderna, asociada a  la supresión de barreras físicas, agiliza el desplazamiento de grandes cantidades de dinero, es decir, actualmente se consigue más renta en menos tiempo, lo que facilita que lleguen a ser manejadas por delincuentes, reduciendo con ello el poder y control de los estados sobre los capitales. La debilitación de los Estados, aligera los obstáculos éticos, que a su vez corrompen a las instituciones, esta corrupción institucional, desequilibra la economía nacional.

En pocas palabras, las nuevas formas de criminalidad transnacional, surgen como resultado de una situación de general anomia, en un mundo cada vez más integrado e interdependiente, el crecimiento no ha sido acompañado de una simultanea modernización del derecho y de sus metodologías de protección; sumado además al declive de los Estados el desarrollo de nuevas formas de explotación, discriminación y agresión tanto a bienes comunes como a derechos fundamentales.

Es cierto que nuestro mundo actual dispone de infinidad de normas, constituciones reglamentos, tratados, regionales e internacionales, se puede incluso afirmar que los seres humanos hoy, por hoy, en derecho somos más iguales que antes, pero la realidad es que somos incomparablemente más desiguales que nunca, debido a que se ha generalizado una gran incapacidad para producir reglas a la altura de los nuevos desafíos abiertos por la globalización.

Leer Más: Se proyecta tercerización en más del 60% de empresas

Leer Más: Solo 25% de jóvenes trabaja formalmente

El desarrollo de negocios clandestinos, asociados a la criminalidad, representa un reto importante para el gobierno. En este caso las empresas privadas también juegan un gran papel a la hora de consentir o de involucrarse activamente en actividades ilegales como el contrabando, lavado de dinero, el comercio ilegal de minería o de maderas, delitos medioambientales, contratación de mano de obra ilegal, soborno de funcionarios públicos, entre otros.

Las consecuencias principales del crimen organizado son la corrupción, el hundimiento del Estado y los conflictos sociales. Estos efectos negativos son muy reales en el sistema económico mundial, las democracias y las sociedades, por lo que es urgente hacer énfasis y apoyar las iniciativas políticas internacionales y multilaterales sobre estos temas.

Escrito por: Abg. Jessica Navarro

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fifteen − ten =