skip to Main Content
(511) 221 8999

El precio de la desigualdad: ¿En manos de quiénes está la riqueza?

La pandemia ha sido un fenómeno que entre otras cosas, está incrementando la brecha de desigualdad entre ricos y pobres, dejando además expuestos a las clases medias y a los sectores populares a punto de derrumbarse por el precipicio de la pobreza.

Observando las cifras a nivel mundial, se obtiene que una de cada 10 personas está en la indigencia total, mientras que 2 de cada diez está bajo la línea de la pobreza. A ello deben agregarse las diferencias sustanciales que existen en las diferentes regiones del planeta.

Mientras 43 de cada 100 personas que viven en el África Subsahariana subsisten con menos de 2 dólares, en los países de la OCDE esta proporción desciende a solo 0.7 por cada cien.

Con los mismos datos se obtiene que un cuarto de la humanidad trabaja por 3 monedas diarias y cuarenta y dos de cada 100 personas carecen de protección social, incluyendo cobertura por enfermedades, pensiones, derecho a vacaciones, entre otros.

La crisis sanitaria mundial del Covid-19, ha hecho que las desigualdades se agudicen en los últimos meses. Sin embargo, en asombroso contraste, de acuerdo con el informe de la organización internacional Oxfam denominado ¿Quién paga la cuenta?, desde que comenzaron los confinamientos, a mediados de marzo, la riqueza de las personas multimillonarias ha crecido un 17%, lo que equivale a 48,200 millones de dólares. Además, en este mismo tiempo “han aparecido 8 nuevos multimillonarios”, lo que representa uno nuevo cada dos semanas.

Aunque el Covid-19 no diferencia su ataque entre clases sociales, las realidades de los sectores para enfrentar este letal virus son muy diferentes.

¿Quiénes son los más ricos del planeta?

En plena emergencia sanitaria, según el índice de fortunas de Bloomberg, se agrupan entre los más ricos del planeta que han visto crecimiento en sus fortunas este año a:

  • Jeff Bezos (Amazon): Su fortuna ha repuntado el 70%, subiendo hasta 163.700 millones
  • Bill Gates (Microsoft): Observa un poco menos del 25% de incremento, sumando 103.000 millones.
  • Mark Zuckerberg (Facebook): Este empresario ha visto un crecimiento del 86% del valor de su patrimonio desde mediados de marzo, posicionándose en 86.000 millones
  • Elon Musk (Tesla): A incrementado el 287% desde mediados de marzo, su riqueza es la cuarta del mundo y está valorada en 80.400 millones de euros.

¿Está mal ser rico?

La premisa no debe partir de atacar al que es rico, sino en determinar por qué la concentración de la riqueza está en manos de pocos y de qué forma ello genera desigualdad.

Esto lo explica muy bien el economista y profesor de la Universidad del Pacífico, Germán Alarco, quien en una entrevista indicó: “La riqueza en sí misma no es un problema. Qué bueno que todos fuéramos ricos, que todos tuviéramos los recursos materiales suficientes para satisfacer nuestras necesidades, recibir los ingresos que permitan que esto se cumpla. El problema que se suscita en relación a la riqueza es cómo se concentra, cómo puede estar en manos de unos pocos, mientras que la mayoría de la población no participa de ella”.

Añade además el experto: “Lo que sí es un problema es la elevada desigualdad, que es erosiva del orden social y de las reglas de convivencia; en términos económicos -y hay trabajos empíricos que lo demuestran- las economías altamente desiguales crecen menos y son más inestables”.

Desigualdad

Un aspecto a destacar del libro “El precio de la desigualdad”, de Joseph Stiglitz, es que pone de manifiesto que el 1% de la población tiene lo que el 99% necesita.

Según Forbes, en el mundo existen 2.095 personas con más de 1.000 millones de dólares, a ello se le suman, según el último informe sobre la riqueza de Crèdit Suisse, 46,8 millones de personas que pueden denominarse como millonarios, es decir, son dueños al menos de un millón de dólares, un porcentaje bastante pequeño si se considera que 5.100 millones de adultos poblando el planeta.

En el estudio de Bloomberg, antes de marzo de este año los 20 primeros ricos del planeta ostentaban 1,2 billones de dólares, actualmente a esa cantidad han agregado 300.000 millones más, por tanto, la fortuna conjunta de los 46,8 millones de millonarios, menos del 1% de la población adulta, representa el 44% de la riqueza de todos los hogares del mundo.

Esta suerte reservada para pocos, hace que de golpe nos encontremos con la otra cara de la moneda, los que no han tenido opciones, quienes hoy en día aún no han podido volver a sus actividades, los que han perdido sus trabajos y no han encontrado uno nuevo, aquellos que se amparan en un Estado que socorre como puede.

Es comprensible que cada medida tomada es un intento de proteger el bien de la mayoría, pero en Estado que se debate entre no dejar morir a la población, sostener la economía, equilibrar los desequilibrios y reparar injusticias, el auxilio es observado por muchos como insuficiente, porque no alcanza, los recursos son escasos, siguen las deudas, las actividades a media máquina no permiten recuperar las pérdidas. Esta es la desigualdad que nos envuelve.

Nuestra región

Citando una frase pronunciada en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organismo dependiente de Naciones Unidas: “La gran causa de la desigualdad en Latinoamérica es la heterogeneidad estructural, la riqueza está concentrada en unas pocas manos, en pocas empresas que generan PBI, pero no igualdad”.

A principios de este año también la CEPAL, indicaba que, en América Latina y el Caribe el 20% de la población concentraba el 83% de la riqueza. El número de milmillonarios pasó de 27 a 104 desde el año 2000, números que contrastan con la pobreza extrema en aumento que ya para 2019 abarcaba a 66 millones de personas, es decir, el 10,7% de la población.

En nuestro país las últimas cifras oficiales relacionadas con este tema, datan de 2015, sin embargo, en el libro “Riqueza y Desigualdad en el Perú. Una visión panorámica (Oxfam, 2019)”, cuyos autores son los economistas German Alarco, Cesar Castillo y Favio Leiva, se aportan datos que pueden esclarecer la actual distribución de la riqueza en el país.

Para obtener los resultados, se han basado en fuentes alternativas al INEI y la ENAHO, entre ellas la consultora internacional Knight Frank, que estima que el año pasado existían más de 17,000 peruanos millonarios, de ellos aproximadamente 880 tienen fortunas de más de US$ 10 millones, otros 300 patrimonio por más de US$ 30 millones anuales, alrededor de 37 peruanos con más de US$ 100 millones, mientras que el extremo más acaudalado estaría conformado por al menos 5 peruanos con una riqueza de más de US$ 1,000 millones.

Los ingresos de estos millonarios y sus nombres generalmente se mantienen en absoluta discreción. En la investigación que contiene este libro, proponen analizar la desigualdad no solo desde la perspectiva económica, sino que se incorpora un conjunto de elementos técnicos–operativos, tecnológicos, étnicos, sociales y políticos, que en conjunto son finalmente determinantes en la distribución de los ingresos, por tanto, incluyen la variable del poder en la determinación del crecimiento económico y desarrollo.

Ante la heterogeneidad de realidades y la acumulación de elementos que juegan en contra, es importante también tomar en cuenta recomendaciones alentadoras. Un ejemplo de ello lo propone Jürgen Klarić, autor de Best Sellers, influenciador positivo, empresario e investigador, al indicar: “El 1% controla el mundo, el 4% son seguidores, el 90% están dormidos, el 5% lo sabe y están intentando despertar al 90%. El 1% no quiere que el 5% despierte al 90%, sin embargo, lo estamos haciendo tu y yo somos ese 5%”

De esta reflexión se toma que, si bien es cierto que las barreras y las brechas de desigualdad persisten, también es verdad que dentro de todos está el poder de transformar la realidad. Es necesario coexistir con un enemigo invisible que deja cifras letales lamentables a lo largo y ancho del planeta, depende de cada uno adaptarse, tomar prevenciones y luchar contra él. Pero el otro enemigo, el que vive en la mente es otro que se debe atacar, este es el principal vehículo del cambio, ahora mismo lo que aprendes a cada paso te hace avanzar, tú decides en que porcentaje quieres ubicarte.

Escrito por: Grupo Verona

This Post Has 0 Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

3 + 11 =

Back To Top