(511) 221 8999

El Cartel de las Constructoras

En el último interrogatorio a Jorge Barata en Brasil, el exsuperintendente de Odebrecht en el Perú, explicó con detalle la participación de las empresas peruanas en este esquema de corrupción.

La investigación del caso del Club de la Construcción avanza por parte del Ministerio Público del Perú, dejando entrever que en la formación y elaboración de acuerdos que realizaba este famoso club, actuaron más de 18 constructoras, a través de una “cartelización empresarial”, siguiendo un esquema que, según la fiscalía, en vez de generar competencia entre ellas, originaba pactos para repartir los proyectos.

Entre los presuntos delitos resultantes de esta asociación, los imputados son investigados por lavado de activos, tráfico de influencias, organización criminal, entre otros. Se ha determinado que las empresas involucradas no solo se agruparon para obtener beneficios, sino que además utilizaron representantes ante el Estado, quienes se encargaban de gestionar sus intereses privados, para lograr la adjudicación de grandes obras de infraestructura.

El posible modo de operación, consistía en acordar previamente quién sería el beneficiado para cada proceso de licitación, estableciendo una relación precedente con el Estado, donde se arreglaban los resultados a través de una contraprestación, para luego proceder a fingir y remplazar la elección del ganador.

Para lograr este resultado, las autoridades presumen que, el representante de las empresas fomentaba la relación entre la empresa ganadora y el MTC, donde un funcionario público recibía un pago a cambio de su favor, pago que no formaba parte del dinero del “Club”, sino de los sobrecostos añadidos a las obras.

El pago de coimas se justificaba, según hipótesis fiscal, a través de contratos falsos que oscilaban entre el 2,92% y el  5% del valor de la obra pública, que las constructoras utilizaban para este fin. Basándose en esta tesis del Ministerio público, las constructoras bancarizaban y justificaban a nivel tributario las coimas que brindaban para direccionar licitaciones a su favor.

Actualmente la Fiscalía ha solicitado al Poder Judicial 18 meses de prisión preventiva contra presuntos integrantes del denominado club, con la finalidad de continuar con la investigación.

Este caso ha permitido abrir nuevos escenarios legales en la investigación convencional, por tratarse de una dinámica de negocios distinta, compuesta principalmente por operaciones de corrupción planificada, que involucra en igual nivel a constructoras peruanas y extranjeras, funcionarios estatales e incluso políticos, en el presunto pago de sobornos y lavado de activos, conectada evidentemente al escándalo de corrupción más grande de Latinoamérica, el caso Odebrecht, que aun cuando todavía está inconcluso, se puede presumir para las compañías involucradas que deberán optar por el camino de la confesión, la colaboración y la reparación, así como también que aún faltan revelaciones sorprendentes.

Escrito por: Abg. Jessica Navarro

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

four × one =