(511) 221 8999

Diferencias entre evasión y elusión fiscal

Básicamente, la elusión fiscal intenta reducir las cargas tributarias que debe pagar un contribuyente dentro de los límites definidos por la Ley. En muchos casos forma parte de una planificación fiscal agresiva, en la cual se aprovechan de lagunas o vacíos legales con el fin de obtener ventajas que no estén previstos por las normas tributarias. En este sentido, las operaciones a través de paraísos fiscales constituyen los casos más típicos de la elusión fiscal.

Por otro lado, la evasión fiscal se trata de una actividad ilícita en las que pueden incurrir personas o empresas, cuando se ocultan bienes o ingresos a la Administración Tributaria, o cuando se sobrevaloran los gastos a ser deducidos para pagar menos impuestos de los que verdaderamente corresponden. Cuando este delito supera ciertos montos puede ser sancionado con penas privativas de libertad.

Leer Más: MEF aprueba reglamento de decreto para prevenir elusión y evasión fiscal

Leer Más: ¿Las criptomonedas son instrumentos para el lavado de activos y evasión fiscal?

Las formas más comunes de cómo se practica la elusión y la evasión fiscal son las siguientes:

  • País de residencia, de esta forma una empresa puede eludir impuestos cuando establece su domicilio fiscal o una filial en un paraíso fiscal, a través de una empresa offshore. Esto también aplica a las personas naturales, cuando mudan su residencia a países con baja o nula imposición o cuando se vuelven personas sin residencias fijas.
  • Imprecisiones legales.
  • Exenciones fiscales.
  • Manipulación de los precios de transferencia, lo cual se produce cuando dos partes, es decir, comprador y vendedor relacionados entre sí realizan actos de comercio con precios destinados a engañar a la Administración Tributaria mediante la manipulación de los mercados.

En conclusión podemos diferenciar ambos conceptos distinguiéndolos en su legalidad o ilegalidad, en este sentido, si bien es cierto que en la elusión fiscal puede estar relacionada con el planeamiento tributario no deja de ser éticamente mal visto. Mientras que directamente la evasión tributaria si es directamente catalogada como un delito tributario.

Escrito por: Lic. Cs. Fiscales Fernando Parra.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

19 − four =