skip to Main Content

Carlos Caro: “La informalidad como fuente de inseguridad”

Luego de conocerse del caso de la fiesta clandestina realizada en la discoteca “Thomas Restobar”, ubicada en el distrito de los Olivos, donde además de un trágico desenlace, se cometieron varias infracciones a las normas, tanto los entes gubernamentales, como especialistas en el tema han emitido pronunciamientos acerca del enfoque que se debe replantear a las estrategias de la lucha contra la pandemia, para poder lograr que no se repitan eventos similares que pongan en riesgo la seguridad de todos.

Informalidad e inseguridad

Al respecto, el abogado penalista Carlos Caro ha dado varias declaraciones importantes desde su experiencia.  Manifiesta a Canal N, en cuanto a la responsabilidad: “Para mí, este es un caso complejo, lamentablemente se repite un patrón, la informalidad como fuente de inseguridad, con lamentables resultados”.

Responsabilidad de los asistentes

El Doctor Caro ha comunicado que pueden darse 5 niveles de responsabilidad, indicando:

  1. Hay un primer nivel que tiene que darse con los organizadores del evento, no necesariamente los propietarios del lugar, sino los organizadores, empresarios, las personas que han recolectado el dinero… etc., ellos desde mi punto de vista tienen el primer nivel de responsabilidad, la imputación ahí debería ser por delito doloso.

El penalista explica que, este análisis se hace: “Siguiendo el patrón de la Corte Suprema del caso “Utopía”, donde se estableció que cuando un empresario, u organizador de un evento, viola las más elementales reglas de seguridad, (es decir como en esta situación que): No hay licencias, toque de queda, estado de emergencia, no reglas anti Covid, falta de medidas de seguridad en el local, entonces se hace responsable de los resultados graves que se puedan suscitar, en este caso de las muertes”.

  1. Las autoridades municipales pueden responder si se concluye que declinaron del deber de fiscalización, en el caso concreto, si conocieron de la “fiesta” y no intervinieron para evitarla o disuadirla.
  2. De modo similar, las autoridades policiales, en caso de que se establezca que su intervención en el hecho concreto, aumentó el riesgo de muerte o lesiones previamente creado por los organizadores.
  3. Puede imputarse parcialmente a las víctimas (fallecidos), porque su conducta (concurrencia, permanencia y forma de “huida”) fue determinante para el resultado de muertes, lo que podría implicar una reducción de las penas de los organizadores y, de ser el caso, de las autoridades.
  4. Los demás asistentes, también por su conducta caótica, aumentaron el riesgo de muerte, pero es difícil imputarles de modo individual dichas muertes, si no se establece la causalidad entre su aporte específico y la asfixia, como en Fuenteovejuna. Ese aumento del riesgo puede reducir la pena de los organizadores y, eventualmente de las autoridades.

Escrito por: Grupo Verona

This Post Has 0 Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

four × 5 =

Back To Top